27 agosto 2005

De la solidaridad y los parlamentarios desconectados (2 en 1)

¿Solidaria, yo? Para allá voy...

Como señalé hace poco, el 18 del presente se celebró el día de la Solidaridad, día relacionado con el Padre Hurtado, ya que corresponde a la data de su muerte; este año, además, será canonizado y se están realizando diversas actividades conmemorativas y solidarias alusivas, por ejemplo, la campaña "Ponte la camiseta de Chile". Ésta consiste en la venta de un modelo de camiseta con los colores de nuestra bandera, cuyo costo es $6.999 para adultos y $5.999 para niños, a través de la cadena de supermercados Líder; lo recaudado irá en beneficio de niños en etapa preescolar acogidos por el Hogar de Cristo.

Yo no soy católica, pero admiro la obra de este sacerdote; además, resulta interesante el hecho de que "muchos de sus planteamientos, pensamientos y estudios sobre los problemas que aquejaban a nuestro país y al mundo de su época siguen vigentes en nuestra sociedad, como la pobreza, la ignorancia y la comodidad de alguna gente al olvidar a los más necesitados" (citado de la página web de la Fundación Padre Alberto Hurtado).

Naturalmente que la solidaridad es un valor que sería bueno cultivar a diario... acá hago un mea culpa: rara vez realizo una acción solidaria concreta; claro, porque conmoverme cuando veo a niños enfermos, pobres y ancianos no vale... además, cuando veo vagabundos o enfermos en la calle mi sensación es más bien de desconfianza y rechazo, esto acentuado por la certeza de que un número indeterminado de ellos actúa mediante engaños para obtener dinero (he visto algunos reportajes en la tele al respecto). Esa actitud es algo en lo que debo trabajar...

Ah, y por mucho que admire la labor realizada en el Hogar de Cristo, cabe recordar que dicha entidad no tiene el monopolio de la solidaridad, como tampoco la Teletón ni Un techo para Chile (programa que va mucho más allá de la construcción de mediaguas); ocurre que las mencionadas son obras que tienen una fuerte presencia en nuestra sociedad, existe un intenso trabajo de marketing detrás de ellas... no critico eso, es LA manera de que la gente no olvide, y si se ven los frutos y se rinde cuenta de los aportes, pues todo bien. En ese sentido, tampoco me opongo al uso de
pulseritas de colores, en estos casos para mí el fin sí justifica los medios, pero yo soy más piolita, contribuyo y no uso la pulsera. Aunque si estuviera comprometida a full con una causa en particular, no dudaría en usar un distintivo.

A propósito de solidaridad, los que vivimos en Santiago estemos atentos a cualquier petición de ayuda que se haga en estos días, ya que la lluvia está dejando la escoba...

Parlamentarios desconectados.

A propósito de un artículo publicado en "Chile Tecnológico" (El Mercurio, 25 de agosto), quiero decir que, a estas alturas, las "yayitas" evidenciadas por senadores y diputados en materia tecnológica, vale decir, el desconocimiento, nulo o escaso uso de telefonía IP, mail, páginas web y blogs es casi imperdonable... ¡si son medios para realizar mejor su labor y estar más cerca de quienes votamos por ellos!

Aunque tienen páginas web y casilla e-mail institucionales, no les sacan el jugo; los sitios desarrollados en forma independiente llegan a 29, incluidos blogs (Fernando Flores, Carlos Cantero y Jorge Burgos), y de una simulación de consulta formulada vía mail por un ciudadano X, sólo 20 de los 168 "honorables" se dignaron contestar.

Ah, cuando yo sea concejal o diputada... (aterriza Nadia, aterriza). No, en serio, está bueno que se pongan las pilas, que atinen.

P.S: sé que omití linkear un par de cosillas en este post, pero lo haré después. "Por su comprensión, gracias".



12 comentarios:

Cheshire dijo...

vaya, bastante las cosas que dijiste, así que:
1º Del la solidaridad. Es buena, pero hay que ver como darla, no es la idea dar limosna (no soy un ser perverso, recomiendo leer Hacia un mundo sin pobreza de Muhamad Yanus (o algo así, sorry la pasteleada :P). También creo que es interesante saber por qué se ES solidario, a pesar del beneficio resultante, no todas las motivaciones, creo, sn las correctas...
2º de la desinformación tecnológica, opino como tú. Dada la responsabilidad de sus cargos, deberían preocuparse de estar al día con el mundo en el que estamos inmersos...

Saludos!!:D
JCM

Carly dijo...

Con respecto a la solidaridad, me siento de la misma manera...no sé porqué no puedo hacer esas cosas...incluso hubo un tiempo en que salí con la ambulancia de Hogar de Cristo en las noches y esa experiencia fue inolvidable, pero tenía que darme muuuuchos ánimos para ir...cuando ya estaba allá era muy lindo eso sí.
Lo de los parlamentarios...bueno..no me sorprende, así que votaré por tí si te tiras!

MarioSillard dijo...

lo 1ero, no me gusta ni soy partidario de ese asistencialismo. Sin darle tanta vuelta al asunto, es como eso de enseñar a pescar antes que regalar los peces...

lo 2do, como dices tu, la magnitud de sus responsabilidades, debe incluir estar al tanto de los desarrollos comunicacionales para contactarse con sus representados... mal q mal, trabaja para ellos se supone...

llegué de rebote x acá; ta piola tu blog :p
saluos,

Juan Carlos dijo...

Sobre tus meditaciones en el tema de la solidaridad: concuerdo. Y la publicidad, sin duda, juega un papel muy importante.
Sobre lo segundo: es más probable que se decidan a subirse de nuevo el sueldo, a que aprendan a usar los medios que la actualidad ofrece.
J.C.

Jaime Vergara dijo...

La solidaridad hay que vivirla diariamente, y aunque es muy importante ayudar a los más necesitados, no lo es menos aprender a vivir con nuestros semejantes de manera solidaria, partiéndo por nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo o de estudios. Si se pudiera realizar esto de verdad, la situación sería totalmente diferente.
Mucha gente se pregunta ¿cómo Dios puede permitir que los niños mueran de hambre?, ¿que los ancianos no tengan donde vivir?.
La situación de estas personas es el resultado del "pecado social", todos y cada uno de nosotros somos responsables en alguna mededia de que ocurra esto, a nivel de país y de todo el mundo. Si fuéramos más solidarios entre nosotros veríamos la situación de estas persónas con otros ojos, y aparecerían más "Padres Hurtados" y "Don Franciscos"; se lograría cambiar de esta manera, de a poco, pero de manera efectiva nuestra sociedad.
La idea de la pulserita la encuentro buena, aunque si la usara también me sentiría como que me estoy marketeando; pero entiendo que también el hecho de usarla le dá publicidad y puede lograr que más gente se adhiera a la causa.

Buen post.
Saludos!!!

Pablo dijo...

Interesante post! Buenos comentarios tb! Sólo acotar... el lugar de acopio de Un Techo para Chile ahora fue (y generalmente es) el San Ignacio de Pocuro. Ahora la entrega de ayuda ya se está deteniendo... fue durante el fin de semana el fuerte. Para otra vez estén atentos apenas empiece a quedar la escoba.
Por estos días, Un Techo para Chile reparte fundamentalmente carbón (para secar la ropa y hacer un brasero) y plástico (para reparar el techo o aislar paredes).
La ropa más útil es la de cama o de abrigo, en caso de que la gente esté realmente mojada y no tenga nada seco, lo que igual, gracias a Dios, no se da tanto.
Respecto de comida... alimentos no perecibles como para una olla común... en el resto de las cosas no me manejo mucho.
Sí les puedo asegurar que estas cosas llegan a las personas más necesitadas de los campamentos. No se llega con un camión a repartirle a "los que lleguen", sino que dentro de lo posible los propios dirigentes de los campamentos identifican a los más daminificados y la ayuda se entrega focalizadamente.

Jorge Jorquera dijo...

Hola: sobre el Padre Hurtado, no hay otro igual. El es un ejemplo vivo de solidaridad. Lejos de quienes hoy se consideran solidarios (incluyéndome). Trabajó hasta enfermarse y morir. Que gran hombre.

Sobre los políticos desconectados, ni modo, parece que estamos llamados a "hacernos políticos" y tomar las riendas del país.

Caminante dijo...

A mí me pasa lo mismo que a ti, desconfío de mucha gente que pide limosna o se sube a la micro a mostrar sus papeles del hospital y pedir ayuda.
Me acuerdo de una vez en que se subió un señor que tenía una hija de cinco años con un problema en el ojito derecho, y le iban a poner un ojo de vidrio. Para eso necesitaba como 150 lucas, y la mayoría de los pasajeros de la micro, conmovidos, le dieron plata (incluyéndome). El problema es que desde eso, que fue hace como siete años, se han subido a mi micro otros tantos padres de niñas con problemas en el ojito derecho, y la historia sigue convenciendo a quienes nunca antes la habían escuchado.
En fin, dejaste un comentario en mi blog, pero era un alcance de nombre no más... De todas maneras, me gustó el tuyo, así que te visitaré seguido. Un abrazo.

in.tuyo dijo...

"si son medios para realizar mejor su labor y estar más cerca de quienes votamos por ellos"... claro que estos medios sirven para eso. Pero... qué lindo sería creer que quieren eso, no? Tal vez estoy contaminado por el pesimismo, quizás, pero no tengo esa creencia. Más bien tengo la creencia de que estar más cerca de quienes votamos les importa *antes* de que votemos pero no después. Lo cual me hace aparecer una nueva reflexión: es perfectamente razonable, dada la presencia ya ubícua de la tecnología en cuestión, que votemos electrónicamente. Y puesto que el costo de votar electrónicamente es muy pero muchísimo menor que el voto físico, podríamos votar mes a mes. Sería un método un poco pavloviano, pero sin duda efectivo, de mantener a nuestros representantes más interesados en los deseos de los votantes. Aunque, ahora que lo pienso más, la tecnología también podría hacer obsoletas las cámaras, puesto que los proyectos de ley y otras iniciativas podrían ser presentadas por especialistas y votadas por un amplio sector de la ciudadanía, en vez de por ellos mismos, pues actualmente la legislatura es algo así como el gato cuidando la carnicería.

Jirafales dijo...

¡¡No te pierdas el cuarto capítulo de Jirafales!!

http://tresjirafales.blogspot.com

Nadia dijo...

Yo no soy partidaria del asistencialismo, pero he de reconocer que se la única solución respecto de grupos de personas específicos, sin dejar de lado nunca aquello de "enseñar a pescar".
Pablo, gracias por las precisiones.
Jorge, pues a tomarse el Parlamento! ;).
Carly, se agradece el voto de confianza.
unauta, eso sería democracia directa, y tiene pros y contras. Lo de la votación electónica sí me tinca para elecciones, plebiscitos, y consultas populares, que en Chile debieran ser más... un voto útil debe ser informado, y muchos no están dispuestos a darse ese trabajo. Sin ir más lejos, ¿cuántos de los que votamos leemos los programas de cada candidato?
Gracias a todos!

Anónimo dijo...

El ayudar debe ser todos los dias del año, y no importa como sea, lo que realmente debe importarnos es evitar que a diario, sigan muriendo niños de hambre, que por ignorancia o por hacernos los tontos miles de niños sean golpeados, violados, maltratados y que deban trabajar. Eso es lo que realmente importa. No quedarnos callados, ni con los brazos cruzados.
Quizas no todos pueden dar dinero, y nos es tan importante, pero siempre hay un tiempecito que podemos hacernos y dedicarnos realmente a ayudar.

Voluntaria Hogar de Cristo