12 marzo 2014

Varios.

Uff... sequía bloguera... meses y meses sin escribir. Han pasado algunas cosas a mi alrededor que llaman a la reflexión, en especial lo que tiene que ver con lo que pasa cuando los efectos negativos de la vejez tocan a la puerta. Es cierto, no todos envejecen de igual manera, pero veo un caso de alguien que no se cuidó y además se encerró en sí mismo teniendo pensamientos negativos, muy mala combinación. Me hace pensar que definitivamente no quiero que me pase algo similar.

Mi hija entró al colegio, a kinder; van sólo unos días y lamentablemente todos han sido con llanto cuando me voy... lo bueno es que pronto se calma. Ya escribiré más extenso sobre ella y en qué vamos.

Ayer fue el cambio de mando. Yo manifesté en mi facebook que tenía buena fe y esperaba que segundas partes fueran buenas o mejores. Michelle Bachelet se repite el plato, y es que nunca apareció en la Concertación ningún liderazgo que la igualara o superara en cuatro años, la política se sigue desprestigiando y prueba de ello es la alta abstención en las elecciones ahora que el voto es voluntario. Se repite el plato como ministro en la misma cartera alguien que me gusta, José Antonio Gómez como ministro de Justicia... creo que lo hizo bien la primera vez. Dentro de lo mismo y pasando a otro plano, resulta pintoresco por decir lo menos que haya un apartado dedicado en ciertos programas al look de las mujeres en los distintos eventos del día... frívolo, pero igual me entretuve. Yo soy más bien clásica en el sentido que me parece que hay que vestirse para la ocasión, tratando de no traicionar la esencia... pero a veces hay que optar no más, cosa que no hizo Boric y sí hizo Jackson, por ejemplo.

Extraño a mi ciudad, como siempre, no tengo por qué negarlo. Pero ello no tiene que amargarme, pronto iré un par de días, si Dios quiere.

10 noviembre 2013

Diez años.

Han pasado varios meses desde que se cumplió una efeméride personal, 10 años desde que recibí un diagnóstico contra el que me he rebelado, he luchado (siento que no con mucho éxito), tratando de que no me defina como persona... 
En diez años pasan muchas cosas, no me siento triunfante pero no es tarde... esto obedece a mi maldita tendencia a ver el vaso siempre medio vacío.
Estoy en un lugar en el que supuestamente debo estar, quiero creer que hay una buena razón para ello; además, en todo este tiempo he recibido muchísima ayuda, de lo cual estoy agradecida hasta la eternidad... entonces requiero cambiar el cristal por el que miro, y las cosas comenzarán a fluir mejor.

05 octubre 2013

5 de octubre de 1988.

Tengo pocos recuerdos de ese día, pese a que tenía 12 años. Sí recuerdo mejor la franja política, y toda la energía y optimismo que transmitía la franja del No. En el colegio, pese a que no se destacaba por ser muy open mind, se discutía el tema fuera de clases, y en su momento no me gustó ver cómo la política dividía a mis compañeras. En casa en tanto, no se hablaba mucho de eso, yo vivía más o menos en una burbuja, un ambiente muy protegido donde sólo importaba que la niña estudiara, y yo tampoco mostraba mucho interés.

Estos aniversarios "especiales" (los 40 años del golpe, los 25 del plebiscito, especiales por la connotación que le da el mero número) se prestan para hablar con un mayor énfasis de lo sucedido. Me alegra decir que ahora soy una persona más reflexiva, a la que le importa lo que pase en su entorno... no soy de las que encuentra todo malo, valoro mucho que hayamos logrado en ese momento transitar a la democracia... ¿que no llegó la alegría? puede ser, todo es perfectible, claro que hay hartas cosas que requieren un ajuste, una mejora, un cambio de perspectiva... hay algo mucho más profundo en todo esto que tiene que ver con lo que queremos para nuestro país, para nosotros, y que en mi opinión precisa un cambio de mirada, de sistema, ya que el capitalismo nos está llevando al borde de un precipicio.

18 septiembre 2013

Al final de este viaje en la vida...


Que me perdone Silvio, pero esta versión me gusta harto. Y es una de las canciones que quiero para mi funeral...

14 julio 2013

Cumple blogger.

Desde el 13 de julio de 2004, 9 años, contando mi estadía en blogia... disminuyendo la frecuencia de los post con el paso de los años, por falta de constancia más que nada, no me ampararé en que ahora las plataformas más usadas son otras pues esta nunca ha dejado de ser mi casa.

Sólo quiero decir, que aquí estoy, soplando velas y esperando contar con este sitio por todo el tiempo que mis dedos puedan digitar mis pensamientos y sentimientos.

06 julio 2013

Segundo semestre.

Recién comienza julio, y ya estoy pensando en el fin de año, más que nada porque siempre he sentido que el segundo semestre suele correr más rápido que el primero. Acá en la zona se celebró a fines de junio el We tripantu o año nuevo mapuche, y aunque yo nunca he participado de esa ceremonia, desde que estoy viviendo aquí valoro más la diversidad y la atención que los indígenas en general colocan a los ciclos de naturaleza. Sin embargo, y pese a que en la comuna hay bastantes adultos y estudiantes de apellido mapuche, la interculturalidad no es algo que sea muy característico del lugar, por ejemplo, recién comenzará a enseñarse el mapudungun en todos los colegios, o al menos eso fue lo que entendí que señaló un profesional de la educación, noticia que desde luego es muy positiva.. Bueno, con el año nuevo mapuche empieza un nuevo ciclo en la naturaleza, y coincidentemente, empieza un nuevo ciclo para mí. Como siempre, continuamente me ando cuestionando cosas, y suelo ser más reflexiva que activa. Pues bien, ciertos acontecimientos me harán esta vez sí o sí tomar acciones en este semestre que de otro modo quizás seguiría postergando, y doy gracias por este empujoncito que me da la Vida.

Ahora, como un recordatorio, porque se  relaciona con el hacer, pero un hacer consciente y realmente voluntario, y para que quede en mi blog, transcribo algo que encontré navegando:
" 'Tengo muchas cosas que hacer' Sí, pero, ¿cuál es la calidad de tu quehacer?
Conducir yendo al trabajo, hablar con los clientes, trabajar en el computador, hacer recados, atender las innumerables cosas que constituyen tu vida... ¿Hasta qué punto eres total en lo que haces? ¿Es tu acción una rendición o una resistencia? Esto es lo que determina el éxito de lo que consigas en la vida, no la cantidad de esfuerzo que pongas. El esfuerzo implica estrés, tensión, necesidad de alcanzar cierto punto en el futuro o de conseguir algún resultado.
¿Puedes llegar a detectar en tu interior la más leve sombra de no querer estar haciendo lo que estás haciendo? Eso es una negación de la vida, y por ello no puedes conseguir un resultado verdaderamente exitoso.
Si has sido capaz de detectar esa negación en tí ¿puedes también dejarlo y ser total en lo que eres?"
(Eckhart Tolle, "El silencio habla").


17 junio 2013

Mujeres que corren con los lobos.

He estado leyendo "Mujeres que corren con los lobos", un libro que tomé hace años y que no supe entender en ese momento, pues propone revisar temáticas importantes para la mujer basándose  en el análisis de cuentos o relatos populares. Como digo, en su momento no enganché, pero ahora me pilla en un momento de la vida en que mucho de lo leído cobra sentido para mí, hace que "se me caiga la teja" en varios aspectos.
Algunos temas:
- El diseño de la propia vida utilizando nuestras ideas y anhelos, procurando filtrarlos de las interferencias o intervenciones externas.
- El retorno a casa, ese lugar que todas sabemos que existe y nos entrega paz.
- La importancia de la creatividad en cualquier cosa que hagamos.

Llevo años en sicoterapia, y mi naturaleza racional ha hecho que el autoconocimiento sea un proceso profundo, pero centrado justamente en lo racional, de modo que el proceso se encuentra incompleto... Por lo mismo, no desdeño los llamados libros de autoayuda; hay que saber eso sí distinguir el trigo de la cizaña, o la "paja molida" que poco o nada aporta.

Este podría ser considerado entre los libros de autoayuda, pero para mi gusto va más allá, a las raíces de lo femenino, y en mi opinión, merece ser leído y tomar en cuenta las palabras de la autora.