19 abril 2007

Una confesión, una necesidad, y otros tópicos.


La confesión primero: si ven con atención la foto de mi matrimonio, aunque mi cara no está en primer plano, podrán notar que mi rostro dista un tanto de la foto de mi perfil. ¡Ocurre que es una foto de hace varios años! No era mi intención engañar a nadie -era más joven y más delgada- pero no soy muy buena para posar y tampoco soy muy fotogénica, así que simplemente rescaté una foto en la que "salvo" para mostrarme al mundo.
(Izquierda: "antes; derecha: "después")

Una necesidad: necesito un soplo de aire fresco, una inyección de energía urgente, ánimo para continuar... me gustaría desterrar para siempre esta tendencia de ver el vaso medio vacío, de dejarme llevar por el lado oscuro, obtener de algún recóndito lugar la energía y la autoconfianza que tanto me hacen falta... el tiempo corre, y estoy estudiando un poco más, pero no llego a un óptimo todavía...

Como estaba medio peleada conmigo misma, no me decidía a escribir, a postear, digamos. Y es que en esos momentos, que pueden durar semanas, muestro obviamente mi lado menos luminoso, aquél que sólo conocen tu familia y unos pocos amigos, amén del marido (raro, eh? por mucho que lo extrañe, me es difícil pensar en él como mi marido, es simplemente "él", ni más ni menos, en todo caso). No quisiera volcar aquí todas las sombras, prefiero que prevalezcan las luces...

Al mismo tiempo me he cuestionado este blog, para dónde va... en principio, sigue yendo pa'elante... no es del todo diario de vida, no es del todo una serie de columnas. Tampoco trata temas específicos... es que me interesan muchos tópicos como para especializarme; me frustra también no poder "enchularlo" más, para eso sí no tengo habilidades, (sé que pueden desarrollarse, pero actualmente carezco de tiempo y dinero para ello -dinero, sí, los tutoriales no me sirven- pero igualmente espero algún día poder cambiarle un poco la cara a este local...).

La periodicidad no será la misma, pero me resisto a abandonarlo; los pocos que leen y comentan se mantienen ahí, y yo lo agradezco mucho... a propósito: agradecimientos públicos a Marcylor por su serie de consejos para el grado, los tendré muy presentes. Gracias también por los saludos y felicitaciones por mi matrimonio, y por el ánimo para afrontar el estudio y la lejanía de mi marido, al que sólo podré ver un par de veces antes de volver, espero que con novedades positivas.

Con motivo del Día del Libro (23 de abril), les recomiendo este enlace, donde pueden ver las actividades programadas para ese día y para el mes (súmenle la entrega gratuita el 23 de abril de ejemplares del minilibro "Santiago en 100 palabras" en diversas estacioens del metro... ver este link); también pueden encontrar interesante y entretenido, si gustan como yo de todo juego que involucre palabras, apadrinar una palabra en vías de extinción. En el próximo post les contaré qué palabra apadriné y cuáles de la numerosa lista que tiene esta página llamaron mi atención (hay cada especimen, la verdad... graciosas, extrañas y hermosas).

2 comentarios:

Aynna Dannan dijo...

Mija, no engañas a nadie... la esencia es la misma!
Fuerza para esos días melacólicos y poco optimistas, y no dejes de escribir!
No olvides que el blog puedes enchularlo sin gastar dinero, eh.
Mis saludos y un abrazo con energía.

Rain dijo...

Nadia, tu post es la esencia misma de la franqueza y cuando encuentro eso, me alegro
¿sabes?
alguna vez quisiera tomar un mate contigo.

Ah, el aparejado, el cariño, el otro que está al lado de uno :)

con tu buen ánimo y disposición para mirarte por dentro, creo que vislumbras tus rutas.

Oh, bien, seguiré por aquí...