17 marzo 2007

En Santiago, de vuelta a la Escuela.

Parecerá extraño que recién casada no esté con mi marido en este momento... no señores, no he peleado con él, no me separé ni nada por el estilo.

Ocurre que habíamos acordado que yo volvería a Santiago a tomar un curso de actualización en Derecho para dar el examen de grado este año de una vez por todas. Y aquí estoy. Nos vamos a extrañar, eso está claro, pero todo es por un bien superior, el de ambos.

El examen de grado ha sido uno de LOS temas que me han tenido empantanada en los últimos años, aquí mismo me había propuesto varios nuevos comienzos, de alguna manera. Nada resultaba... el proceso personal excede lo que puedo comentar aquí, únicamente diré que el actual es un intento al que pondré -efectivamente- todo mi empeño.
La metrópolis me ha sorprendido con el famoso Transantiago, cuyos buses tengo la suerte de no usar en horas punta... tampoco me he visto perjudicada en grado sumo, pues vivo relativamente cerca del Metro y mis destinos están super acotados.

El hito de Plaza Italia, en tanto, siempre ha sido para mí el punto de partida: ahí me bajo para caminar hacia la Escuela, Pío Nono 1, con sus estudiantes harto más aperrados que mi generación en el aspecto social, con su biblioteca más moderna y con el patio aún cerrado por la remodelación. Los recuerdos de cinco años en la U se agolpan en mi mente, desde el mechoneo (atroz), pasando por pruebas, exámenes y momentos gratos e ingratos compartidos con buenos amigos, hasta la ceremonia de egreso... cómo me habría gustado tener más fotos de aquella época... ahora sólo me queda estudiar, estudiar... y bloguear de vez en cuando.

9 comentarios:

Daniel dijo...

Suerte en este nuevo desafio, para que puedas dar de una vez el examen de grado. Saludos

Elisa de Cremona dijo...

es una causa noble y justa, sigue no más.
un besazo

Hernán Fco. dijo...

Mira que bien, Señora espero que siga con sus estudios a firme y se saque tres colorás, (asi decia mi awuelo) exito y constancia para ti.

Kromcvl dijo...

que buena, pongale ganas no mas pa que termine el estudio. Comprese un kino, por eso de que no ocupa el transantiasko!!

Saludos!!

Rain dijo...

Ah, días de disciplina. Entre los deberes, se descubrirá algo nuevo, Nadia.

Salutes (aún en verano por aquí).

La Libélula dijo...

Nadia!!! con qué sorpresas me encuentro aquí! te casaste y ahora vuelves Santiago a retomar los estudios para este examen de grado que tantas preocupaciones te ha causado.

Suerte mi niña, te aseguro que todo va a salir súper bien!!! y bueno, toda la fuerza del mundo, mucha energía positiva en este proceso y un gran abrazo para ti.

Cariños

Yve

Mis Nuevos Aires dijo...

Hola Nadita!!
bueno este tiempo separada de tu maridin se te pasaran volando... así será.
Suerte con el transantiago que es una locura y cariños para ti!!

Clau

Aynna Dannan dijo...

Eso, un bien superior. Te felicito porque darás tu examen. Ya verás que se las arreglan bien y sale todo mejor. Qué te vaya super!!

Saludos

Marcylor dijo...

Nadia, Nadia!!!
Por favor!!! Debes aperrar con el examen de grado! No sé si las reformas han cambiado en algo el famosísimo (por ejemplo: ¿se pueden abrir los Códigos ahora?), pero te puedo contar de lo que sí funciona.
a) Comienza a estudiar ahora. Ahora significa al menos, que vayas armando el cronograma, reuniendo los apuntes, acomodando el escritorio, comprando los destacadores, etc. Las primeras semanas sentirás que NO avanzas nada, pero no aflojes. Es la etapa de "estudio calóstrico" que le llamaba yo...o sea, aún no rinde, pero te acostumbras. HAZLO. Luego de un mes, ya debiera haberse regularizado.
b) No te encierres. Fija un horario de estudio y un cronograma de trabajo, que se acomode mejor a tus ciclos vitales (por ejemplo, yo rendía más de noche que en las mañanas). Pero no caigas en la estupidez del encierro total, en que no puedes hablar por teléfono, ir al cine, viajar a ver al cónyuge, etcétera. Mis compañeros que hicieron la del encierro total fueron los que después peor les fue; llegaron como canasto de guatitas y bajaron mucho su rendimiento esperado o bien, les fue mal (que realmente, fueron los menos).
c) Sé realista. Elige una fecha de examen de grado que puedas cumplir sin neurosis. (Considera que eres humana y que van a haber días perdidos por viajes, gripes, cumpleaños, etc) Si partes a estudiar ahora, una fecha razonable no puede ser anterior a AGOSTO. Lo otro, es que tradicionalmente hay meses más exigentes que otros. En mis tiempos, darlo en julio era la opción de los mateos. Bien, julio los profes estaban fresquitos y por ende, la mano más apretada que en septiembre, donde contestando lo mismo, en vez de tres blancas hubieran tenido dos coloradas.
d) No dejes de ir a ver exámenes de grado. Intenta ir a verlos cada quince días. Te ayudan a conocer el escenario, te ayudan a ver por qué alguien se cae o qué gusta, y conoces el estilo y forma de preguntar de los profesores. Te darás cuenta que hay preguntas de moda; te darás cuenta que se organizan en temas ("Hábleme de la prescripción en materia civil...predecible...y hábleme de la prescripción...en procesal...no tan predecible.) y que muchos esperan que te pasees por el derecho...no por el puro ramo. O por el contrario, otros profesores toman nuevamente un examen como si fuera el del curso respectivo. También te sirve para comprobar si las materias que preguntan tienen correlación con el curso de pre o post grado que llevan (una buena pista para saber qué te van a preguntar) en caso que, claro, las reformas no hayan puesto la posibilidad del sorteo por cédulas.
e) Cédula: la cédula es tu fortaleza y tu oportunidad. En mi época era la única cosa sobre la que tenías control. Por tanto, elige un tema que YA CONOZCAS BIEN, y prepáralo con cuidado. Primero, porque es con lo que comienzas y sentir que tienes confianza, te hará quebrar la neura. Y segundo, porque no pocas veces el tema de la cédula llevará a la comisión a elegir algo parecido para procesal y civil. Tercero, profundiza un poco en el tema, y no vendas todo lo que tengas en la exposición.Guarda para las preguntas. No vaya a ser cosa que en la exposición de la cédula pongas todo lo que sabes y cuando el profesor te pregunte, quedes en blanco. Fatal para comenzar...porque si lo superas, igual los nervios estarán comiéndote para seguir con el resto. Y NO ES LA IDEA.
e) Uno reprueba el examen de grado no por estupidez (si no, ¿cómo egresaste?) sino porque uno no supo lo que le preguntaron o no lo entendió o no respondió lo que se esperaba. Hay 50% y 50% de posibilidades de aprobar o reprobar. Enfrentando de esta manera "lo peor", el resto depende de ti. Y las estadísticas muestran que aprueban muchas más personas que ese 50%. Muchas más.
f) Parecerá banal e inane, pero la ropa que elijas para ese día, sí importa. Vas a desempeñar un rol: el de la estudiante de derecho que va a aprobar su examen de grado. ¿Lo aprobaría una punk? No, en ningún caso. ¿La clon de la Quena Larraín? Tampoco. Antes de abrir la boca, la Comisión debe creer que tú sabes y que estudiaste y que puedes ser una colega. Otra cosa: muchas personas tienen la tentación de lucirse con los zapatos nuevos y las medias, la falda equis, etc. Recuerda que no sería nada gracioso mandarse un resbalón antes de siquiera pasar adelante, o que estés urgida por el punto ido de la media, o con los pies adoloridos, o estrangulada por la cintura de la falda o los pantalones, o sacándote a cada rato una mecha de la cara para hablar. Anda con algo que te dé comodidad y seguridad...ya hay bastante de qué preocuparse como para querer tirar los zapatos lejos, o tener que estar entrando la guata y hablar o no poder mover los brazos porque la chaqueta queda apretada o se puede correr la blusa de lugar. No se trata de ir como ícono de la moda (la verdad es que la idea de último grito de la moda es poco feliz) pero con cierta sobriedad. Total, el resto de la vida profesional, probablemente tendrás que vestirte similar más de alguna vez.
g) Y recuerda algo que mi mamá me dijo desde mis primeras pruebas en el colegio (y tenía razón) ESTA ES SOLO UNA PRUEBA MAS, en el futuro vendrán PEORES. (y es cierto)
Un abrazo. Te golpearé si sigues postergando el examen. No se puede andar de tinterillo por la vida, ¿OK?