08 marzo 2008

Cositas ricas.



A propósito de lo leído en el blog de Aynna, de una columna de Francisco Mouat, y de un reportaje televisivo donde se mostraban los esfuerzos de un grupo de personas por cambiar sus hábitos alimenticios, reflexioné una vez más sobre lo difícil que resulta para muchos de nosotros "cuidarnos".

Sea la comida rápida, un delicioso plato de pasta con harta salsa, carnes rojas con múltiples acompañamientos (en mi caso plateada al jugo con puré o lomito envuelto en tocino, ñam), helados y pasteles (lo dulce es mi gran debilidad), etc. cuidarse implica un importante ejercicio de fuerza de voluntad para cambiar los hábitos.

Hay personas que por salud deben dejar de comer ciertos alimentos... yo lo experimenté cuando estuve mal de la vescícula y tuvieron que operarme; ahora ya no tengo vescícula, por lo que las grasas pasan directamente al hígado, de modo que con todos los alimentos que tengan grasa debo ser muy cuidadosa... confieso que no he dejado de comerlos, aunque claramente mucho menos que en el pasado (eso también porque cuando me excedo el cuerpo acusa recibo).

A cambio de unos años más de vida, el esfuerzo ha de valer la pena; pero el placer de comer cositas ricas... uf, espero que no me sea nunca privado del todo.

3 comentarios:

Gerardo Omaña dijo...

FELÍZ DÍA.
La mujer, hoy, mañana y siempre complice del hombre en esta vida, siempre iguales y no de otra manera.
Besos para tu alma agradecido de tu apoyo y de tu afecto.

Pretoriano dijo...

Chuta... "acuérdese de su pobre hígado" decía una canción por ahí... ¿Tan joven y operá de esas cosas? Cuidese, literalmente.

Aynna Dannan dijo...

Empiezo por agradecerte el guiño, aunque las circunstancias no son precisamente felices...

Te cuento que el cambio radical lo hice el año 1998, dejé de fumar absolutamente. Ahora soy fumadora pasiva, lo cual me carga. Eliminé la mantequilla de mi dieta y adopté como hábito el tomar agua, siempre, en vez de bebidas gaseosas...
Durante todos estos años he intentado comer sano, principalmente porque no me gustan las grasas, pero como tu, decaigo con los dulces... chocolates, tortas y pasteles en general me hacen tambalear siempre. Los como pero con bastante cuidado...

Mi cambio no fue muy radical, porque desde antes comía mucha fruta y verduras, y no comía comida chatarra, ni papas fritas, y menos tocino...De hecho probé una hamburguesa recién hace dos años...
Conozco gente que DE VERDAD se les desarma su mundo cuando sufren un susto y deben cambiar hábitos de alimentación!!

El tema es cuidarse, claro, hacer ejercicios y comer lo más sano que se pueda, pero a veces, nuestro propio organimo nos da malas pasadas (yo produzco sola mi colesterol malo)

Cúidese su hígado y todo la máquina.

Saludos cariñosos