12 abril 2006

A la sombra de Los Sauces.

Estuve en el sur entre el 27 de marzo y el 7 del presente; a eso se debía mi ausencia virtual, y a cierta "sequía narrativa". ¿Lugar?: Los Sauces -sin página web aún-, comuna ubicada al noroeste de la IX Región, a 30-40 minutos de Angol y cuya población, actualmente al borde de los 9.000 habitantes (52% urbana y 48% rural) se dedica fundamentalmente a actividades agrícolas, forestales y comerciales... no obstante, un 34% se encuentran en situación de pobreza (incluidos indigentes. Datos extraídos de Subdere). Más info en este link.

Como diría Carmela, "allá la vida es muy sana, pero nunca pasa ná"... y es que da esa impresión, para una persona como yo, acostumbrada a mi Santiago querido (pese al smog, pese a todo lo malo)... o sea, siendo objetiva, es muuuy tranquilo, demasiado. Aunque mi novio vive en el sector urbano, donde trabaja como profe, en varios aspectos se nota pobreza: estado de las casas - hay algunas de adobe y tejas que parecen estar a punto de caerse, al igual que otras de madera que lucen bastante abandonadas... también noté la profusión de casas con paredes como de lata... ignoro el nombre concreto de dicho material- escasez de áreas verdes; ciertos detalles que denotan descuido, por ejemplo: piso en mal estado de la biblioteca municipal -que es relativamente nueva- desde hace varios meses, vidrios quebrados sin reponer en una escuela, etc.

Por ser una comuna pequeña, cuenta con pocos colegios, dos de los cuales funcionan como internado, ya que varios niños y jóvenes provienen del campo-campo (zona que aún no conozco). Liceos científico-humanistas, hospital, juzgados, y otros servicios públicos: en Purén y Angol, siendo esta última ciudad la capital de la provincia de Malleco.

Me extendí en estos detalles porque en cada viaje que realizo a esa zona me interno un poco más en la realidad de su gente, me asombro y me apeno un poco... las diferencias con lo que uno ha visto y vivido son abismantes, la escasez de recursos es notoria -así y todo la vida sigue su curso, como siempre ha sido- los jóvenes y adultos (varones) se divierten fundamentalmente empinando el codo, y se observa cierta actitud pasiva de la gente, más que proactividad. Puede parecer una opinión parcial y bastante crítica, admito que no todo es malo, pero estos son los rasgos que más llamaron mi atención y presentan todo un desafío si llego a vivir allá.

14 comentarios:

Pancha dijo...

Es un tremendo desafío vivir en espacios donde el movimiento y la actividad son casi nulas, donde no vemos accion sino desmotivación y cuesta acostumbrarse a eso, no es posible cambiarlo porque es cultural, aunque si se pueden dar pasos que nos harían sentir un poco más participes... un abrazo Nadia

frank dijo...

Lindo lugar parece, lindo viaje ... y los sauces son mi árbol preferido - árboles abuelo, amigos de niños y de los que nos gusta una siesta bajo su sombra

welcome again

nos vemos ...

Mary Rogers dijo...

De repente me planteo si todos aquellos que viven en lugares con estas características no serán más felices. Las aspiraciones son distintas- de acuerdo a los ritmos- y los cuestionamientos no pasan de los temas cotidianos.
Nosotros tenemos una referencia que nos condiciona. CONOCEMOS y por eso comparamos. Y no es la tontera de : es lo que hay, sino algunas sensaciones que me han quedado después de viajes a lugares chicos.
Un abrazote, niña

Aynna Dannan dijo...

He pasado solo por fuera de Los Sauces, pero veo que la descripción que haces puede ser de muchos otros pueblos de la Novena u otra región...
Es la realidad de muchas Comunas, deliberadamente abandonadas...
Admirable tu novio, que debe estar haciendo una especie de apostolado en esa zona...
Mis felicitaciones para él y mi fuerza para ti, si es que llegas a vivir por allá... entre tejas y casas de lata...
Abrazo

Nadia dijo...

Pancha: es cultural, claro, y puede cambiarse, pero en un proceso largo creo yo...

Doc: en el pueblo mismo hay pocos sauces; sí hay más a la orilla de un río, y son árboles especiales, no lo dudo; hastga quizás mágicos...

Mary: entiendo el punto, la simplicidad de sus habitantes (y esto no lo digo en términos peyorativos, en absoluto) hace que las cosas funcionen así; hay ciertos destellos de mirar más allá, en algunas personas...

Aynna: sí, es una realidad que extiende a otros lugares (pueblos que pude ver en un trayecto Los Sauces-Cañete-Lebu); y mi novio efectivamente hace patria en un lugar donde educar a jóvenes no es para nada fácil...

Juan Carlos dijo...

Durante muchos años fui a trabajos de verano e invierno a la octava y novena región. Y notaba lo que comentas. Mientras en la ciudad (por lo menos en las partes con dinero) la cosa se ve... "bien mantenida", en el sur el aspecto general es un cierto abandono. Supongo que el estilo de vida más lento se paga en cirta medida. Aunque a veces, no me molestaría estar ahí.
J.C.

Beatriz Valenzuela dijo...

nadiaaaaaaaaaaaa: como estas?

ojalà nos veamos pronto. tu mascara la debo ir a buscar, ya te mostrarè los resultados

abrazos

bea

KromCvl dijo...

Es la triste realidad no más y más comun de lo que quisieramos. Mi niñez la vivi en la sexta region en donde ir al colegio era un gran proesa, o sea gracias a dios para mi no pero solo bastaba ver a mi alrededor para darme cuenta de lo que pasaba.
Como por lo general el dinero no siempre esta durante todo el año, son muy pocos los espacios de distracción de la gente por lo que el baile del fin de semana, el partido de fultball del domingo o simplemente el trago es la única diversión.

Pasan y pasan presidentes, indistintamente el partido pólitico y la situación es la misma.
Saludos

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Blog agregado

Alejandra Noemi dijo...

Bonito relato!
Gracias por visitarme.

Loretto dijo...

Zinc.. la lata es zinc. Mi recorrido a estudiar me hizo pasar durante muchos fines de semana, por varios años, por fuera de Los Sauces (sin sauces)
Durante varios años viajé a Santiago a seguir mi especialidad.
Cada uno con el sesgo de su vivencia, pero ese calorcito de hogar, ese almorzar en familia, ese vapor de una buena cazuela de campo,o sopaipillas... mmmmm... Hay mucha vida dentro de las casas, aunque por fuera las deteriore a lluvia (he ahí el por qué de la lata) aunque no se note en la calma de su gente.

Nadia dijo...

Loretto: ahora que lo dices, me explicaron que es un material más abrato y que no requiere el cuidado de una vivienda de madera, que se deteriora + rápido.
Ahora describí el lado B de la vida rural, en un post d eoctubre del año pasado, describí el lado A... de ambos se compone la existencia; lo mismo ocurre con nuestra vida urbana.
Bienvenida, al igual que Alejandra

Cursivas dijo...

Realidades distintas... y a veces uno no sabe dónde se está mejor.

Me pregunto si será inconformismo de mi parte, o una pregunta más bien colectiva...


Kriños,

Anónimo dijo...

hola
sabes yo soy saucino y tu comentario no eja de alejarse de la realidad, pero hay cosa que no dices,como la calidez de su gente y que aun se guarda cierta inosencia. Como saucino no me da verguenza de algunos de sus caracteristica, por que la gente no ve el empeje que ponemos aca di para poder sobrevivir, alli ninca estas solo siempre hau ua mano amiga cosa que no pasa aca en santiago.
yo defino a mi pueblo como un pueblo fuera de todo margen con sus mitos y leyenda que lo asen unico...
creo que en ves de criticar com hacen muchos deberias ayudar a on lugar tan abandomado como lo es los sauces.
mi correo es coco_loco_21@hormail.com para que sepan la otra parte de sra historia donde mi gente lo a sacado con mucho esfuerso